domingo, 22 de enero de 2012

La vida es un viaje… no un destino


Somos muchas las personas  llenas de buenas intenciones, con planes, sueños, proyectos, y que desearíamos hacer mil cosas en la vida, pero que también por mil razones no nos damos el tiempo necesario para poderlas hacer.
Algunas veces que no las hagamos puede ser por pereza, pero otras veces, que no iniciemos nada puede ser por  ese temor que nos da el fracaso.
 Ese temor que tenemos siempre al iniciar algo, que para nosotros es un campo desconocido  y no vaya a ser como no los habiamos imaginado, como lo habíamos soñado y nos lleve a fracasar, y no solemos llevar a ciertas edades muy bien los fracasos. 
 Es por eso que muchas veces no nos arriesgamos, porque no nos atrevemos a tomar los riesgos  que siempre conlleva arriesgarse hacer algo nuevo. Y cómo no intentamos superar ese temor de aceptar el riesgo de que  lo desconocido también pueda a pesar de ser distinto poder llegar a  gustarnos, y de que  podamos disfrutarlo, pues eso hace que casi siempre vayamos  posponiendo decisiones que pueden ser importantes en nuestras vidas.

 Y eso trae como resultado también que  casi siempre estemos posponiendo “cosas” en nuestras vidas sin querer darnos cuenta , que esta, nunca se puede planear con la suficiente antelación como para evitar situaciones en las que ella, en alguna ocasión nos pueda poner en alguna encrucijada y que en ese momento debemos estar preparados para saber tomar esas  decisiones que siempre andamos evitando, sin tener la oportunidad de poder posponerlas…
Hay una frase que me gusta y  que dice…”No es necesario ser grande para comenzar, sin embargo, es necesario comenzar para ser grande” 

Mientras tanto, ahí seguimos nosotros, siempre esperando a que todo sea perfecto antes de comenzar hacer nada, no iniciando nada por iniciativa propia, y dejándonos llevar por la inercia de la vida... siempre posponiendo sin arriesgar nunca nada.

Posponiendo para mejor ocasión...Ya sea comenzar un viaje, un proyecto, un sueño, un cambio en nuestras vidas…lo que sea que queramos comenzar,  porque siempre intentamos auto-convencernos  diciéndonos, "ahora no, ahora no es el momento". Pero… la realidad,  es que nunca sabemos lo que nos encontraremos en cada recodo del camino, o si la suerte nos puede cambiar a la vuelta de cada esquina porque ninguno de nosotros sabemos qué nos depara la vida, ni de cuánto tiempo disponemos para poder seguir esperando y poder seguir  permitiéndonos posponiendo las cosas indefinidamente…

Así es que, mejor no sigamos haciéndolo,  y comencemos a disfrutar de cada momento, es  mejor que intentemos realizar  cada uno de nuestros sueños sin esperar a que se nos acabe el tiempo...
Hay personas que viven plenamente cada instante de su vida porque saben que esta, es un viaje y no un destino,  este viaje podremos con nuestra actitud  hacer que sea divertido, feliz, ameno,  eso va a depender de nosotros y de quien nos rodeemos. Simplemente necesitamos dar el primer paso, luego otro, el siguiente, y otro, y otro más hacia nuestra felicidad.

Porque si  permitimos que el temor sea más fuerte que nuestra fuerza de voluntad, jamás iniciaremos nada, por ese miedo pospondremos siempre nuestros sueños por algo, o por alguien, y al final nos sentiremos desilusionados, decepcionados, fracasados, por no haber luchado por alcanzarlos, y llegar a conseguir alcanzar nuestras metas. Y sentiremos un gran vacío, pero la vida nunca tiene vuelta atrás, y algunas veces tampoco segunda oportunidad. 

Así es que si alguna vez te la dá hazme un favor y aprovechala. 


Consuelo Ruiz.

domingo, 8 de enero de 2012

Envejecer... Amando

Seguramente esto lo habeis leido alguna vez ya, yo cada vez que lo hago me quedo con el mismo pensamiento dando vueltas por mi cabeza...¡¡¡Que bonito!!!

Hoy quise traerlo aqui para compartirlo con vosotros, creo que merece la pena. 

Un abrazo para todos los que me leen.
Consuelo Ruiz
“Durante la juventud creemos amar; pero solo cuando hemos envejecido en compañía de otro, conocemos la fuerza del amor.” Henry Bordeaux



Una mañana agitada, a las 8:30, cuando un señor mayor de ...unos 80 años, llegó al hospital para que le retiraran los puntos de su pulgar. 
El señor dijo que estaba apurado y que tenía una cita a las 9:00 am, el doctor le pidio que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora. Lo vio mirando su reloj y decidió, examinar su herida.

Mientras lo curaba le pregunto si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado.

El señor le dijo que no, que necesitaba ir al geríatrico para desayunar con su esposa. El doctor le pregunto sobre la salud de ella: El le respondió que ella hacía tiempo que estaba allí ya que padecía de Alzheimer.

Le pregunto si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde: Le respondió que hacia tiempo que ella no sabía quien era él, que hacía cinco años que ella no podía ya reconocerlo. El doctor sorprendido entonces le pregunto: 'Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando ella no sabe quien es usted?' El sonrió y le dijo:"Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella y la amo ."

Al doctor se le erizó la piel, y tuvo que contener las lágrimas mientras él señor se iba, y penso, "Ese es el tipo de Amor que quiero en mi Vida. "El Amor Verdadero no es físico, ni romantico.

El Amor Verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no serás en la vida .

La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; ellos sólo hacen todo, lo mejor que pueden.

En la vida no se trata de sobrevivir a una tempestad, se trata de saber como BAILAR BAJO LA LLUVIA!!

miércoles, 4 de enero de 2012