domingo, 22 de enero de 2012

La vida es un viaje… no un destino


Somos  muchas las personas llenas de buenas intenciones, con planes, sueños  proyectos y que desearíamos hacer mil cosas en la vida, pero que también por mil razones no nos damos el tiempo necesario para hacerlas.

Algunas veces es por pereza que lo vamos postergando y dejando  para “más tarde “algo que deseamos. Sin embargo puede ser que  otras sea por el temor que nos  produce el fracaso. Temor a iniciar algo, que para nosotros consiste en  dar un salto a lo desconocido, y  es por ello que no nos atrevemos a tomar la decisión de asumir el riesgo y dar ese salto. Y no lo hacemos, por si lo desconocido resulta distinto a como nosotros lo esperábamos, lo  imaginábamos o simplemente lo soñábamos, y ese temor hace que sigamos posponiendo decisiones que pueden ser importantes y decisivas en nuestra vida.

Esto trae como resultado que siempre estaremos posponiendo algún viaje en nuestra vida, algunos planes, algunos sueños, pensando que siempre tendremos tiempo de realizarlos. Pero lo cierto es que esta nunca se puede planear con la suficiente antelación para evitar situaciones, en las que en  alguna ocasión no nos consiga poner en alguna encrucijada y en la que deberemos saber tomar decisiones, y esas si, deberemos saber tomarlas, sin poder posponerlas…

Hay una frase que alguna vez leí y que me gusta  que dice…”No es necesario ser grande para comenzar, sin embargo, es necesario comenzar para ser grande” 
sin embargo, ahí seguimos nosotros, siempre esperando a que todo sea perfecto antes de comenzar  nada, pensando que disponemos de todo el tiempo para nosotros, que lo podemos controlar a nuestro voluntad, mientras seguimos  posponiendo…Ya sea un viaje, un proyecto, un sueño, un cambio…lo que sea que queramos comenzar, diciéndonos ahora no, ahora no es el momento…

 Pero, la realidad…  es que nunca sabemos cuándo es el momento en verdad… porque no sabemos lo que nos encontraremos en cada recodo de la carretera, o a la vuelta de cada esquina, no sabemos qué eslo que en realidad nos depara la vida, ni de cuánto tiempo disponemos en realidad para poder seguir posponiendo hacer esas cosas que en realidad, y muy en el fondo nuestro, soñamos y deseamos…así es que mejor no sigamos haciéndolo, no sigamos  posponiendo, empecemos a  disfrutar y mejor intentemos realizar los sueños sin esperar más...

Las personas que viven a conciencia cada instante la vida, saben que esta, es un viaje y no un destino, que de nosotros va a depender que este sea divertido, feliz, alegre y  ameno. Simplemente necesitamos tener el valor suficiente para dar el primer paso y dejar nuestros temores a un lado y conseguir  dar el primer paso para luchar por nuestros sueños, después otro, y el siguiente, y otro más…
Y es que si permitimos que el temor sea más fuerte que nuestra fuerza de voluntad, nunca iniciaremos nada, y siempre pospondremos nuestros sueños y al final del camino nos sentiremos tan desilusionados por no haber luchado por alcanzarlos por no haber logrado nuestra meta que nos sentiremos vacíos y con una gran decepción. Pero la vida ya no tiene vuelta atrás, y muy pocas veces esta nos da tampoco una segunda oportunidad…

Consuelo Ruiz

4 comentarios:

  1. Hay que superar el miedo, el vértigo que supone iniciar algo nuevo; hay que lanzarse, zambullirse y llenarse de vida. No nos queda otra, más que apurar el presente como si fuera el último día que nos queda por vivir.

    Si somos capaces de poner en práctica todo esto, entonces comenzaremos a saborear la felicidad y la satisfacción de sentir toda la intensidad que tiene la vida.

    Vivir es viajar, y debemos hacerlo de la forma más feliz que seamos capaces. Pero nunca busquemos la felicidad en las cosas, en las personas que encontremos en ese viaje, no dependamos de ellas porque si alguna vez nos fallan, también fallará nuestra felicidad. Busquemos y construyamos la felicidad en nuestro interior, esa será la mejor alforja para nuestro viaje.

    Amiga, me encantan tus reflexiones, y que nos las muestres porque así también nos haces reflexionar.

    Te mando un montón de besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga por tu comentario. Y por tu reflexión, me gusta también a mí…
    Cierto que la felicidad la tenemos que trabajar y buscar en nosotros mismos, sentirnos bien primero con nosotros y en paz… Porque si no es así que lo hacemos, si esa felicidad no la conseguimos hacer crecer dentro de nosotros primero, nunca la podremos ver ni disfrutar con nadie ni con nada de nuestro alrededor por mucho que la busquemos.
    Te mando un abrazo bien fuerte y un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. lindo tu reflexion Dios te bendiga saludos desde Venezuela

    ResponderEliminar
  4. Gracias Deivis por tu comentario, y por leerme.Me alegro de que te guste.
    Un saludo desde España.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, este será publicado lo antes posible.