martes, 26 de marzo de 2013

LECCION QUE NO ESCUCHAMOS NI DISFRUTAMOS:


 
 
Siempre me ha gustado observar lo que tengo a mi alrededor, por eso quienes me conocen en verdad suelen decir que soy observadora, y que siempre analizo cualquier situación y a lo mejor tienen razón, eso hace, y me ha servido para que conozca mas en profundidad a las personas que me rodean y que sienta sin que me lo tuvieran que decir nada ellas, cuando estan alegres, tristes o cuando estan preocupados por algún problema, y más si las personas son  cercanas a mí o son son amigos míos.
 

Me gusta observar a la gente aunque no la conozca de nada, me gusta observarla cuando me cruzo con ellas cuando voy en el autobús, o cuando voy por las calles, me gusta observar y ver sus reacciones ante diferentes situaciones. Me gusta ver jugar  a los niños, me gusta reflexionar y charlar con los  ancianos en cualquier banco de cualquier parque, me gusta ver divertirse sanamente a los  adolescentes y me gusta escuchar sus risas, me gusta ver a esas parejas exhibiendo y disfrutando su amor, y algunas veces al verlos hasta son capaces de arrancarme una sonrisa, quizás porque al verlos me embarga una tierna añoranza recordando cuando yo viví esa época, y mirándolos soy capaz de revivir esos sueños que a su misma edad tenia, las mismas ilusiones…y me doy cuenta de que hoy a pesar de los años sigo teniendo las mismas esperanzas, el mismo coraje, las mismas ganas de vivir, de luchar, de disfrutar y las mismas ganas de amar…

 
Hoy mientras paseaba por el parque de mi barrio, me fijaba y me quedé observando como ya comenzaron a brotar las hojas en los  árboles, de cómo  ya avanzó y se va abriendo paso la  primavera y de cómo está poco a poco se va imponiendo. Y  pensaba, que solo bastaran unos días de sol, para que todos salgamos a la calle, a disfrutarla, aunque después vuelva el frio, porque volverá, y nuevamente tengamos que regresara a nuestras casas.

 Pero lo que ya si es seguro es de que, por mucho frío que llegue nuevamente, éste ya, no podrá callarla, y ella se impondrá, sabrá salir adelante sobrevivirá, seguirán brotando los arboles  y lucirán esplendorosos y en poco tiempo  más, también el campo lucirá una bonita alfombra de  flores, y un año mas nos habrá dado la naturaleza  una magnifica  lección que pocas veces nos detenemos ni a escuchar, ni a  observar.

Y yo reflexionaba y pensaba mientras veía todo esto que…es que en realidad eso, últimamente, no atrae la atención de nadie,  y pocos son los que se fijan en esos detalles  porque eso es algo que  no está de moda, no es actualidad, eso no está en centros comerciales, y no se puede comprar, porque no es lo que se lleva. Eso, no es para  consumir que es lo que parece gustar a esta sociedad en la que vivimos, esto es solo  para observa, admirar, y solo poderlo disfrutar…y para ello…, solo te tienes que detener un momento y observar todo lo bello que tiene a tu alrededor ¡¡ Y disfrutarlo!!   Y además es gratis…

 
La vida es así, algunas veces nosotros solitos nos la complicamos, renunciamos a las cosas sencillas, sin disfrutarlas, somos capaces de pagar hasta lo que no tenemos por mantener un rol de vida  y un consumismo, del que nadie se quiere bajar porque no somos capaces de prescindir de las cosas superfluas...pero sobre todo porque estamos subidos en el querer ser más…, o al menos querer aparentar serlo.

Consuelo Ruiz.